sábado, 22 de agosto de 2015

¿Cual es la función del trípode?

La palabra "trípode" es de origen griego y significa "tres pies". El trípode es una parte fundamental en el equipo de fotógrafos y camarógrafos para dar estabilidad y prevenir los impactos externos que afectan a la cámara y el resultado final. Este accesorio es un equipo muy fácil de usar y hay modelos de varios tamaños y de diferentes materiales. 
Al elegir el trípode ideal deberemos tener en cuenta factores como el peso de la cámara y el propósito de uso del equipo. El modelo de trípode depende de su función, es necesario saber si el equipo será usado en el estudio, para fotos nocturnas o paisajes.

Podemos elegir también un modelo plegable y liviano que se pueda llevar fácilmente en valijas y mochilas, dando más libertad al fotógrafo. Si tu objetivo es hacer fotos macro, elije un trípode que permite la inversión del eje central. Con este modelo se puede colocar la máquina cerca de la tierra, con estabilidad garantizada.
No te olvides de probar el trípode antes de finalizar su compra. Lleva tu máquina y prueba si la forma, el peso y la altura son compatibles con tus necesidades.
Evaluar el peso del trípode y si será fácil de ser transportado, sobre todo si necesitamos movernos a menudo cargando el equipo.

¿Cuando es necesario usar el trípode?

·         Con exposiciones largas: fotografía nocturna, efecto seda en agua, tormentas… en definitiva cualquier foto donde la exposición sea lo suficientemente alta como para trepidar la imagen.
·         Al usar teleobjetivos. Hay que tener en cuenta que un ligero movimiento en la cámara supone un movimiento muy grande en el sujeto enfocado a gran distancia. Los teleobjetivos requieren en muchos casos utilizar el trípode.
·         Cuando se quiere hacer varias fotografías con el mismo encuadre.
·         En estudio, por comodidad, para no cargar con la cámara.
·         Al usar el autodisparo. Cuando el fotógrafo también sale en la foto.
Es recomendable que el trípode sea pesado y estable para conseguir que la cámara esté completamente quieta. Se nota mucho el efecto del aire, por ejemplo, si el trípode no es lo suficientemente estable. Teniendo en cuenta que todos los trípodes son universales y valen para todo tipo de cámara merece la pena invertir en un buen trípode.

Otra opción es el monopie, y para la elección del modelo sigue estos mismos consejos. El monopié se usa fundamentalmente en deportes donde usaremos un equipo muy pesado y solo queremos librarnos de cargar durante horas con dicho peso. Nos da plena libertad de movimiento pero no nos permite exposiciones tan lentas como un trípode.

Para aumentar la estabilidad, si es necesario, podemos utilizar un disparador remoto o incluso el temporizador de la máquina. Cualquier movimiento puede interferir en la imagen. No olvidemos de tener en cuenta la superficie de apoyo para el trípode, de esta manera ya no tendremos que preocuparmos por las fotos borrosas.


Para asegurar la estabilidad del conjunto hay que usar correctamente el trípode y ello implica, por ejemplo, usar el gancho que cuelga de uno de los extremos de la columna central: sirve para colgar peso, generalmente nuestra propia mochila. Con respecto a las patas y secciones del trípode, desplegar solamente las necesarias y siempre empezando por las más gruesas. Igualmente con la columna central, cuanto más la subamos más vulnerable se volverá a las trepidaciones.

Hay una parte del trípode muy particular: La rótula
Los trípodes de gama media y baja suelen llevar la rótula integrada, pero los de gama alta nos permiten tener varias rótulas intercambiables para varios tipos de fotos. Os detallo mejor las capacidades de cada tipo de rótula:
De tres ejes: son las de toda la vida, poseen tres mariposas para controlar el movimiento de la cámara en horizontal, vertical y giro. Son las más económicas y muy útiles para todo tipo de fotografía aunque solo son perfectas para paisajes y panorámicas.
De bola: Todo el mecanismo se centra o gira sobre una bola maciza de metal, tu cámara podrá moverse en los 3 ejes a la vez y con un solo botón podrás fijar la posición para estabilizarla. Las de gama alta poseen la posibilidad de dejar fijo el eje de rotación y así poder usarse en panorámicas (aunque los resultados no son tan óptimos como con una de tres ejes). Son perfectas para retrato y deportes, sobre monopié en este último caso.
De joystick: Son un tipo de rótulas de bola en las que se maneja todo desde un mango o joystick que posee un gatillo, pulsando el gatillo podremos mover los 3 ejes a la vez y cuando lo soltemos, quedará el equipo bloqueado. Se usan mucho en deportes sobre monopié.
Fluida o de vídeo: Son una variación de las de 3 ejes. El mecanismo interno de este tipo de rótulas lleva líquido (agua o aceite en función de la calidad del precio) que frena el movimiento para que no tenga brusquedades en la grabación de vídeo. Poseen 3 gatillos o manecillas pequeñas para bloquear o liberar los ejes y una barra larga para dirigir el movimiento de la cámara. Se pueden usar para fotografía sin problema aunque su peso no la hace la más indicada si no vas a grabar vídeo.

No descuidemos la función de estabilización de imagen. Muchos modelos de cámaras tienen esta opción que sirve como una ayuda adicional para el trípode. El trípode es esencial para crear efectos de light painting, fotos nocturnas, fotografía deportiva, para fotografiar cascadas, animales y todos los detalles de la naturaleza de la manera más real posible. El equipo ofrece una mayor libertad para el fotógrafo, y garantiza una mayor calidad en el trabajo y es esencial para aquellos que trabajan en el fotoperiodismo.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Te pedimos que comentes respetuosamente, con buena ortografía y si es posible, nos dejes tu nombre. ¡Gracias por participar!